Alternativas para endulzar y otros trucos para mejorar la alimentación de tus hijos

 

Todos los padres y madres queremos que nuestros hijos crezcan fuertes y sanos y para ello, sabemos que una buena alimentación es fundamental. En el día a día, las prisas, el poco tiempo de unos padres trabajadores y la poca paciencia nos empujan, muchas veces, a opciones poco saludables.

La doctora y madre, Odile Fernández, autora del libro Mi niño come sano, una completa guía para la alimentación más rica y variada de nuestros pequeños, nos enseña que no se trata de empezar toda una revolución, sino de ir introduciendo pequeños cambios.

1. No comprar aquello que no queremos que coman:

Si no quiero que tome tanto azúcar empezaré por dejar de comprar tanta bollería, yogures azucarados o refrescos. No se los podemos quitar si están acostumbrados al 100%, pero si no los tiene en casa, que sea solo para consumir fuera en momentos puntuales.

2. Introducirle en la cocina conmigo:

Invitándole a cocinar conmigo y a preparase la comida, eso hará que se sienta súper orgullos y que quiera probar otras cosas.

3. Sentarnos a la mesa sin móviles ni televisión:

Esto nos invita a hablar más, comentar los alimentos que vamos a comer.

4. Comer fuera de casa lo mínimo posible:

Comer en casa siempre es una apuesta por la alimentación saludable. Los menús infantiles suelen ser propuestas basadas en frituras y elementos bastante procesados.

5. Anticiparse a todos los escenarios:

Si vas a ir al cine, por ejemplo, mejor llevarte las palomitas de tu casa que comprarlas allí, con más grasa y mucho menos saludables. Lo mismo con las chuches, también se pueden hacer en casa.

6. Progresivamente:

Se trata de hacer cambios poco a poco, como ir aumentando la cantidad de verdura del plato, ir retirando el azúcar, cambiar la harina normal por integral…

 

7. Tener siempre fruta a mano:

En lugares al alcance de ellos, que puedan verla y les pueda apetecer pedirla, y ofrecérsela varias veces a lo largo del día.

8. Dar ejemplo:

Que vean a sus padres comer saludable, coger una manzana a media mañana…

Alternativas para endulzar los platos de nuestros hijos

“Es una de las cosas más difíciles. Estamos muy acostumbrados a que todo sea muy dulce”, comenta Odil Fernández, quien también recomienda que retirar esas grandes cantidades de azúcar de la dieta de nuestros hijos no se haga de golpe: “Hay que hacerlo de forma progresiva porque si vas de golpe, si a un niño de una cierta edad le quitas su yogur azucarado y le das uno blanco, te lo rechazará. Pero puedes dárselo con azúcar e ir reduciendo poco a poco la cantidad de azúcar. Si los adultos pueden acostumbrarse al café sin azúcar, ellos también”.

Sus consejos son cosas que todas podemos hacer si le prestamos más atención, empezando por “leer mucho el etiquetado. La cantidad de azúcar que llevan muchas cosas es muy elevado. Si vemos que un alimento se acerca o supera la cantidad diaria recomendada -para un niño, 17gr. y para adultos 25gr.-, mejor elegir otro”.

En casa ella confiesa que no optaría por ningún endulzante, pero si no has acostumbrado su paladar de bien pequeño, siempre hay alternativas en el mercado. Fernández se decanta por dos:

· Estevia: la Estevia seria un buen endulzante siempre que no utilicemos demasiado, pero como es tan dulce, no necesitaríamos mucha cantidad.

· Xilitol: aunque sea un poco caro, es el más recomendable porque incluso es anti caries. Pero ojo, si abusamos puede darnos gases o diarrea.

La doctora nos recuerda que otros como la panela, el azúcar integral o la mil, tienen una cantidad de azúcar similar al tradicional, por lo que no serían la opción más saludable. En cambio, siempre podemos añadir dulzor a nuestros platos con elementos naturales como plátanos maduros, dátiles, canela, vainilla, zanahoria, boniato o leches como la de almendras.